NOVEDADES

< VOLVER

PROTECCION DE METALES NO FERROSOS

Son varias las causas que dificultan el pintado de las superficies tanto del acero galvanizado como del aluminio. En esta nota veremos como proteger estas superficies para mejorar su resistencia a las atmósferas cada vez más contaminantes.

Tanto el acero galvanizado como el aluminio, son superficies que presentan dificultades al momento de pintarlas, debido en gran parte a la superficie muy lisa que presentan, pero además por otras causas que intentaremos explicar en esta nota.

Por otra parte durante mucho tiempo, se considero innecesario proteger a estas superficies, dado que presentaban una buena resistencia al ataque del medio ambiente y a la corrosión. Sin embargo ya esta comprobado que ambas sufren degradaciones con mayor o menor intensidad, dependiendo del medio ambiente o la atmósfera que las rodea y que protegiéndolas con un recubrimiento logramos duplicar o aun mas la duración de las mismas sin que sufran alteraciones serias que nos obliguen a un recambio.

Ahora bien, nos queda claro entonces que es mejor proteger estas superficies para mejorar su resistencia a las atmósferas cada vez más contaminantes, pero, ¿podemos pintarlas con cualquier producto?.

Como ya dijéramos anteriormente no todas las pinturas son aptas para aplicarlas sobre galvanizado y aluminio. Es muy común observar el fenómeno de descascaramiento de las pinturas al aplicarlas sobre galvanizado, esto se debe fundamentalmente a dos razones: el tipo de producto utilizado; los fondos y esmaltes de origen sintéticos (alquídicos) son totalmente inadecuados ya que reaccionan con la alcalinidad propia del zinc. El pretratamiento: En el caso particular del aluminio, solemos encontrar que vienen contaminados con grasitud propia del proceso de elaboración, en estos casos una adecuada limpieza con solventes o detergentes será más que suficiente para dejar lista la superficie. El galvanizado por su parte, requiere de varios pasos para lograr un pretratamiento eficiente, por ello deberemos en primer lugar lavar la superficie para desengrasarla y luego someterla a un tratamiento o “ataque” acido por lo general recurrimos al uso de Desoxidante Fosfatizante como el Desoxidas también se puede recurrir a la aplicación de una acido de los denominados débiles como el acético, conocido vulgarmente como vinagre. Hay que dejar actuar unos minutos y luego enjuagar con agua o trapear para eliminar perfectamente los restos de la reacción. No es conveniente la utilización de ácidos fuertes como el muriático, porque se los considera fuertemente oxidantes y pondrían en riesgo las zonas mas desprotegidas de la estructura.

Es importante tomar conciencia de que la duración de cualquier esquema de pintura que apliquemos posteriormente, dependerá fuertemente de la limpieza y pretratamiento que hagamos a la superficie.

También es importante el concepto de trapear o lavar la superficie, observándose en muchos casos que se trapea yendo y viniendo con un trapo siempre en la misma posición, esto no es lavar, es distribuir en forma más homogénea la suciedad. La forma adecuada es trapear en un solo sentido rotando el paño para apoyar siempre una superficie limpia que vaya retirando la gratitud. Tampoco es adecuado lijar antes de limpiar; el lijado mejora el mordiente pero puede introducir grasas y otros contaminantes en los surcos de la lija, dificultando posteriormente su eliminación.

Cuando el galvanizado ha estado expuesto a la intemperie por un tiempo prolongado (un año o mas) el pasivado superficial seguramente ha desaparecido no siendo necesario el tratamiento acido. Esto se verifica por una ligera perdida del brillo de la chapa.

Llegamos al momento entonces de ver que tipo de pinturas son aptas para el pintado de estas superficies. En primer lugar queda claro que no son adecuados los productos de origen alquidicos (sintéticos); en segundo lo importante es ver a que tipo de atmósferas estará expuesto el metal para ver que pintura es la más apropiada. Si se trata de una ambiente industrial o marino donde la agresión es muy elevada, deberemos aplicar un epoxi o un poliuretano, ambas de gran resistencia química. Recordemos sin embargo que los epoxis si bien tienen muy buena resistencia al medio ambiente son afectados rápidamente por los rayos ultravioletas degradando su brillo y entizándolos superficialmente, en estos casos si la exigencia es que se mantengan brillantes elegiremos un poliuretano.

Para lograr un buen anclaje de estos productos, deberemos aplicar antes algún fondo que genere mordiente sobre las superficies, en este caso podremos recurrir a:

a.- Fondo Wash Primer, producto de dos componentes de base acida, que reacciona con el metal de la superficie, adhiriéndose a la misma, también posee propiedades anticorrosivos, protegiendo alguna zona donde haya quedado expuesto el metal ferroso. La característica fundamental de este fondo es que debe ser aplicado en bajos espesores, un máximo de 15 micrones de película seca. Esta, es la razón por la que solo puede aplicárselo a soplete, en forma de velo, de tal manera que al secar se note cierto grado de transparencia, visualizándose el metal de base. También puede lograrse una aplicación correcta mediante el trapeado de la superficie, en éste caso deberemos cuidar las manos del aplicador y fundamentalmente controlar los espesores dejados. Si aplicamos más espesor del recomendado, probablemente tengamos un problema posterior de descascaramiento, ya que el producto actúa como una especie de desmoldante, aplicado en altos espesores. Sobre el Wash Primer podemos aplicar cualquier tipo de pinturas, además de los epoxis o poliuretanos indicados previamente.

b.- Fondo Anticorrosivo catalizado Trimas, se trata de una pintura o fondo similar al wash primer, también de dos componentes que reacciona con el metal generando una extraordinaria acción de mordiente sobre el mismo, pero a diferencia de este, no tiene el inconveniente de limitar el espesor de la película a aplicar. Por esta razón se lo puede hacer con rodillo, pincel, soplete, etc. Sin inconvenientes. También es un excelente fondo anticorrosivo que protegerá al metal ferroso que pudiese estar expuesto. El trabajo puede ser terminado con cualquier pintura de terminación.

Cuando la superficie que debamos proteger no esta afectada a situaciones de alta contaminación, podemos recurrir a varias soluciones o alternativas. En este caso la disyuntiva estará dada por el tipo de acabado final que queramos obtener y fundamentalmente si nos interesa un terminación brillante, satinada o mate.

La aparición en el mercado argentino hace más de una década de las pinturas y fondos al agua, han abierto enormemente las facilidades para la protección de este tipo de superficies. Los fondos al agua, formulados con emulsiones especificas y gran cantidad de pigmentos anticorrosivos, permiten reducir sustancialmente los costos, fundamentalmente en cuanto a mano de obra se refiere, ya que un solo producto puede ser aplicado sobre aluminio, galvanizado y metales ferrosos a la ves, es decir que es el producto ideal por ejemplo, para el repintado de techos de galvanizado donde por acción de tiempo nos encontramos con chapas que ya presentan avances de corrosión, siendo solo necesario por tratarse de un fondo anticorrosivo, la eliminación por lijado o desoxidado, del oxido presente y luego con el Fondo Anticorrosivo Universal Hidroesmalte Recuplast al agua obtendremos la protección y el anclaje necesario para la colocaron de pinturas al agua o sintéticas.

Una vez protegida la superficie con este fondo, podremos optar por la colocación de pinturas de terminación, buscando ahora el aspecto estético que mas nos convenga.

El Hidroesmalte Recuplast , de acabado brillante, el Recuplast Techos, Recuplast Frentes, o cualquiera de los Recubrimientos Decorativos que integran la línea Recuplast (Revó, Textura, Agreste o Pietra) podrán ser aplicados sin ninguna limitación técnica, otorgándole a la superficie el valor agregado que estos productos tienen implícitos por si mismo. Textura, color, brillo, etc.

Como podemos apreciar, la protección del aluminio y el galvanizado ya no representa una dificultad, por el contrario hoy estamos en condiciones de ofrecerles a nuestros profesionales, todas las posibilidades de lograr el mejor trabajo y extender una excelente garantía de duración, basándonos en la calidad de los productos y la adecuada preparación de las superficies. Y como dice nuestro slogan…. SINTEPLAST por arriba de todo, aun de superficies difíciles de tratar...

Descargar

Publicado el 02/01/2012

  • 0